La CIA reconoce que los ovnis avistados en los años 50 eran aviones propios


cia

31-12-2014
Fuente: telenoticias.com.ar

A través de su cuenta de Twitter la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos comunicó que los ovnis avistados por numerosos testigos a mitad del pasado siglo eran en realidad aviones de reconocimiento que formaban parte de uno de sus programas secretos.

La CIA publicó en su cuenta de Twitter un mensaje en el que reconoce que los objetos enigmáticos avistados en el cielo en los años 50 eran en realidad aviones U-2 propios. “¿Recuerdan los fenómenos extraños en el cielo de los años 50? Fuimos nosotros”, reza el tuit que se ha convertido en el más popular de la CIA de este año.

cia twitt (1280x800)

En la misma publicación hay un documento adjunto sobre el programa secreto de desarrollo de los U-2. Las aeronaves volaban a una altitud de 18.000 metros y otros aviones civiles y militares no podían subir a más de 12.000 metros. De ahí que las autoridades militares de EE.UU. empezaran a recibir numerosos informes de testigos que observaron objetos voladores no identificados.

Diego Torres contó que tuvo una experiencia paranormal


diego torres

¿Vio fantasmas? ¿Escuchó algo? ¿Percibió sombras? ¿Tuvo premoniciones? Su historia tiene que ver con el alma y el más allá. Enterate.

Jueves, 1 de enero de 2015
Fuente: losandes.com ,Redacción LA

Diego Torres fue al programa de Matías Martin, Línea del Tiempo, y contestó todas las preguntas del conductor. En un momento relató una historia que nadie conocía. Que tuvo un accidente y que sintió que su alma se desprendía de su cuerpo.

“No sé dónde nos vamos cuando morimos. Pero una vez, con un amigo veníamos volcando con el auto en una ruta, volviendo de Mar del Plata. En el momento del vuelco yo sentí el desprendimiento del alma del cuerpo. Fue la única vez que sentí que me moría. Sentí como que yo estaba viendo todo eso desde afuera, si bien venía volcando”, dijo y agregó: “La camioneta dio tres tumbos, hasta que cayó en la canaleta y cuando paró, sentí como el alma me volvió al cuerpo. Sentí el desprendimiento del alma al cuerpo”.

Su relato continuó así: “A mí me resultan raros los encuentros que tuve con la muerte”, aseguró. Y, para cerrar, recordó cómo vivió el fallecimiento de sus padres. “Cuando mi viejo murió estábamos todos mis hermanos alrededor. Con mi mamá, vi sus ojos que me despedían por última vez. Pasa algo en la mirada de los seres humanos cuando se produce la muerte. Esos famosos 21 gramos que pesa el alma. Hay algo que no tiene explicación y por eso aparecen las religiones, porque de alguna manera lo tenemos que explicar. ¿Cómo se explica la fe?”.