¿Qué es un FENÓMENO PARANORMAL?


Un fenómeno paranormal (del gr. παρά, pará, «al lado, al margen» y el adjetivo «normal») es un término dirigido a ciertas situaciones y eventos que se encuentran al margen del campo de las experiencias normales que pueden explicarse científicamente. Los fenómenos paranormales no son equiparables a otros fenómenos no completamente entendidos como, por ejemplo, la energía oscura.

La comunidad científica considera que no existe evidencia que apoye el conjunto de creencias que se engloban dentro de la etiqueta “paranormal”.

Una definición frecuentemente utilizada en la literatura científica es la de James E. Alcock (1981):

Un fenómeno paranormal es aquel que:

No ha sido explicado en términos de la ciencia actual.
Únicamente se puede explicar mediante una amplia revisión de los principios de base de la ciencia.
No es compatible con la norma de las percepciones, de las creencias y de las expectativas referentes a la realidad.
Un fenómeno paranormal puede ser considerado como un subconjunto de las pseudociencias. Lo que diferencia a lo paranormal de otras pseudociencias es una dependencia de explicaciones por presuntos fenómenos que están muy por fuera de los límites de la ciencia establecida. Por lo tanto, los fenómenos paranormales incluyen la percepción extrasensorial (PES), la telequinesis, fantasmas, duendes, la vida después de la muerte, la reencarnación, la curación por fe, las auras humanas, y demás tonterías sin fundamento.

Las explicaciones de estos fenómenos relacionados están redactadas en términos vagos de “fuerzas psíquicas”, “campos de energía humana”, y así sucesivamente. Esto está en contraste con muchas explicaciones pseudocientíficas para otros fenómenos no paranormales que, aunque muy mala ciencia, todavía están expresados en términos científicos aceptables. Así, la terapia de quelación, es una popular charlatanería médica cuyos proponentes afirman que elimina el calcio de las arterias obstruidas cuando se administra el ácido etildiaminotetraacético (EDTA). El reclamo específico es que el EDTA se une al calcio, destruyendo el material que bloquea las arterias. La unión de una sustancia a otra es un proceso bioquímico real y muy importante. Sin embargo, las afirmaciones de los terapeutas de quelación son simplemente erróneas, y la terapia no se ha probado que sea eficaz. Por lo tanto, las pretensiones de la terapia de quelación son pseudocientíficas, pero no paranormales.

Sin embargo, el límite entre lo paranormal y la pseudociencia no paranormal es a menudo borrosa. Diferentes personas pueden dar diferentes tipos de explicaciones para los mismos supuestos fenómenos. Por lo tanto, las afirmaciones de que los OVNIs son naves extraterrestres tripuladas son generalmente del tipo pseudocientífico. Sin embargo, algunos ufólogos, como Jacques Fabrice Vallée (1975), ahora sostienen que los OVNIs son realmente una especie de proyección psíquica. Esto ya transforma el fenómeno en uno paranormal. Del mismo modo, John Edward Mack (1929–2004) sostiene que vivimos en un universo de múltiples dimensiones y que los extraterrestres son espíritus (o algo así) provenientes de estas otras dimensiones.
Otro ejemplo se refiere a los biorritmos . La explicación pseudocientífica de estos supuestos efectos es que los ritmos se fijan en el momento del nacimiento en el cerebro del individuo. Entonces se hacen intentos de atar las afirmaciones sobre los biorritmos con lo que se conoce acerca de los ritmos biológicos en los seres humanos y los animales. Por otro lado, un defensor del “biorritmo” en Oregon explicó que el concepto de los biorritmos funciona porque “se ocupa de los flujos rítmicos de la energía en relación con los niveles de conciencia de nuestro ser, a los niveles subconscientes de la creatividad y la intuición, y a niveles superconscientes que se relacionan con las tendencias espirituales de la condición humana”. Cualquiera clasificaría esto como una explicación paranormal.

Los que son escépticos sobre las afirmaciones paranormales son acusados ​​con frecuencia de ser de mente cerrada al exigir pruebas y evidencias adecuadas antes de aceptar tal afirmación. Pero, ¿quién está realmente siendo de mente cerrada? Cualquier persona con algo de conocimiento de ciencia puede especificar exactamente el tipo de pruebas que se requerirían para hacerle cambiar de opinión y aceptar la realidad de la astrología, los ovnis como naves extraterrestres, o cualquier otro tema considerado en cualquier libro sobre cuestiones pseudocientíficas o paranormales. Pero el creyente, que gusta considerarse como de mente abierta y aceptar nuevas posibilidades, es en realidad muy cerrado de mente. Después de todo, la hipótesis irrefutable realmente está diciendo “¡No hay ninguna pieza concebible de evidencias que me hagá cambiar de opinión!” Esto es una verdadera mente cerrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s