VIDEO 12/07/15: “LAS MARIONETAS MACABRAS” capítulo estreno de Voces Anónimas con Guillermo Lockhart


Publicado el 12 jul. 2015
A simple vista las marionetas son juguetes inofensivos, sin embargo, son capaces de aterrar a algunas personas, al punto de que existe una patología, denominada pupafobia, que refleja ese miedo irracional a las marionetas, títeres o muñecos. Muchos de los que padecen de esta fobia temen a estos objetos inanimados porque se parecen demasiado a las personas y eso les recuerda su propia mortalidad. Quizás sea por eso que muchos de estos objetos protagonizan varios relatos espeluznantes.

Hace algunas décadas, en la ciudad mexicana de Celaya, en Guanajuato, México, unas marionetas dejaron una huella imborrable en la memoria colectiva del pueblo, a partir de una historia siniestra. Cuentan que en la década del 70, en Celaya, existió un titiritero llamado José D. Oviedo, apodado El Capi, que tenía el don de reunir a muchísimos niños y alegrarlos con un espectáculo que montaba y que, según cuentan los habitantes de la ciudad, era inigualable. Sin embargo, detrás de lo hermoso muchas veces se esconde el horror y este fue uno de esos casos, porque el viejo artista mexicano un día tuvo la desgracia de descubrir que sus marionetas eran verdaderamente funestas.

Anuncios

La intrigante historia de los “fantasmas” que aparecen en las fotografías


fantasmales-fotografia-Foto-BBC-Mundo 1

Las imágenes fantasmales en la fotografía son tan viejas como la invención de la cámara | Foto: BBC Mundo

 

Las raíces de la fotografía de espíritus se encuentran en el siglo XIX, algunos fotógrafos sin escrúpulos se dieron cuenta de que podrían explotar algunas técnicas para obtener beneficios económicos

13 DE JULIO 2015
Fuente: el nacional.com

 

Es febrero de 2015 en el Palacio de Hampton Court, en Londres. Holly Hampsheir, de 12 años, agarra su iPhone para hacerle una foto a su prima Brook.

Al día siguiente, ambas descubren que Brook no era la única en la foto. Una mujer alta, gris, que parece cubierta con una capa, la sigue. En una segunda foto, sin embargo, no aparece.

¿Es una sorprendente imagen de una torturada y extraña aparición o algo, digamos, con más sentido?

La respuesta, como veremos, dice más sobre cómo sacan las fotos los teléfonos inteligentes que sobre el mundo sobrenatural.

De hecho, este fantasma gris es solo la más reciente aparición en la fascinante historia de la fotografía de espíritus

 

fantasmales-fotografia-Foto-BBC-Mundo 2

 

Desde la invención de la cámara han aparecido fantasmas en las fotos. Y con cada avance tecnológico emergen, o son conjurados deliberadamente, nuevos tipos de trazos fantasmales.

Impostores

Las raíces de la fotografía de espíritus se encuentran en el siglo XIX.

Durante las décadas de 1850 y 1860, muchos fotógrafos experimentaron con nuevos efectos, como las imágenes estereoscópicas y la doble exposición.

Pero algunos fotógrafos sin escrúpulos se dieron cuenta pronto de que podían explotar estas técnicas para obtener un beneficio económico

fantasmales-fotografia-Foto-BBC-Mundo 3

 

Se cree que un fotógrafo aficionado estadounidense, William Mumler, fue el primero en capturar un “espíritu” en una fotografía, a principios de 1860.

La imagen parecía mostrar la aparición de su primo muerto. Se hubiese o no producido esa visita fantasmal, no pasó mucho tiempo hasta que los trucos de Mumler para capturar a los muertos en carrete se hiciesen muy populares.

Al principio, los expertos tuvieron dificultades para encontrar algo falso en las fotografías de espíritus de Mumler.

Así que el fotógrafo aficionado se convirtió en profesional, montando un lucrativo negocio alimentado por los familiares de los muertos en la guerra civil estadounidense que buscaban lograr algún tipo de conexión con sus seres queridos.

Es probable que Mumler lograra las imágenes insertando una placa de vidrio positivada preparada previamente con la imagen de los muertos en su cámara, que colocaba frente a la placa sin utilizar usada en la fotografía de sus clientes
fantasmales-fotografia-Foto-BBC-Mundo 4

Esta técnica de doble exposición no solo capturaba la imagen del cliente en cuestión, sino también la imagen fantasmal de la placa de vidrio situada delante.

 

Investigadores

Uno de los primeros investigadores de las imágenes de espíritus fue un cura y médium inglés, William Stainton Moses.

Alan Murdie, presidente del Club de Fantasmas (fundado en 1862 y, se cree, el grupo más antiguo de investigación paranormal del mundo), explica: “En 1875, Moses había examinado más de 600 supuestas fotos de espíritus. Su opinión era que no había más de una docena que pudiesen pasar como algo (sobrenatural…y) que había gente que podía confundir una sábana y una escoba con su ser querido muerto”.

Pero a medida que más gente se hacía con una cámara, la fotografía de espíritus experimentó un “boom”. “Para 1880, cualquiera podía tener una cámara y hacer una foto. Eso abrió la puerta a algunos charlatanes que engañaban y jugaban con las emociones de la gente”, dice Pritchard.

Llegada la Primera Guerra Mundial, el espiritismo y la fotografía de espíritus habían ganado algunos famosos defensores, entre ellos el escritor Sir Arthur Conan Doyle, miembro del Club de los Fantasmas

 

fantasmales-fotografia-Foto-BBC-Mundo 5

El sentimiento de pérdida en muchos países tras la guerra llevó a algunos a buscar una reunión con sus familiares y amigos muertos. William Hope, para entonces un establecido fotógrafo de espíritus inglés, fue uno de los que estuvo dispuesto a aportar entonces su experiencia.

Hope fue acusado de fraude e investigado por la Sociedad para la Investigación Física, dirigida por el famoso investigador paranormal Harry Prince, en 1922. En el trabajo de Prince, Hope apareció como un impostor que jugaba con la doble exposición.

Pero Hope siguió trabajando, apoyado por muchos de sus ardientes seguidores.

Más de una década después, Prince investigó un caso más desconcertante. En 1936, dos hombres de la revista Country Life fueron fotografiados al final de una gran escalinata en Norfolk, Inglaterra.

El fotógrafo Hubert Provand y su asistente, Indre Shira, iban a tomar una foto de la escalera principal cuando Shira vio de pronto “una silueta vaporosa tomando gradualmente la forma de una mujer” que bajaba las escaleras hacia ellos.+

Segundos después se tomó una imagen apresuradamente.

 

La foto fue publicada en Country Life con el título “La mujer marrón”. Algunos creyeron que se trataba de Lady Dorothy Townshend, de la cual se decía que tenía poseída la casa desde su misteriosa muerte en 1726.

Prince creyó que las pruebas no habían sido manipuladas. Pero otros no estaban tan seguros.

En 1937, la Sociedad para las Investigaciones Físicas concluyó que la imagen era el resultado de sacudir la cámara durante una exposición de seis segundos.

“Yo pensaba que había algo en la mujer marrón hasta que encontré el archivo original de la sociedad”, dice Murdie.

Como muchos investigadores, Murdie ha visto una gran cantidad de imágenes en las que la gente cree que hay fantasmas. “Yo creo que hay muy pocas fotografías que pueden ser consideradas prueba de algo paranormal”, dice.

 

Creyentes

Hoy en día, la forma en quelos teléfonos inteligentes toman sus fotos, por etapas, puede producir “espíritus”.

Al contrario que el carrete analógico, los teléfonos toman fotos por partes, de la misma forma que un escáner se mueve a lo largo de una hoja de papel.

Es un proceso más lento, especialmente en lugares más oscuros donde los sensores de la cámara necesitan más tiempo para capturar suficiente información para la foto.

Como resultado, cualquier cosa que se mueva mientras se toma la foto puede aparecer distorsionado.

A pesar de nuestros conocimientos de estos trucos, parece que mucha gente todavía quiere creer que se puede capturar espíritus con una cámara.

Según una encuesta de la empresa Harris en 2013, el 42% de los estadounidenses creen en fantasmas, mientras que según un sondeo de YouGov de 2014 y el 39% de los británicos creen que una casa puede estar encantada.

Al igual que las apariciones, es posible que nuestra sed por ver vida más allá sea inmortal, adaptándose al desarrollo tecnológico y científico de cada momento.